miércoles, 22 de agosto de 2012

A propósito de “La educación prohibida” (¿para quién?)


Comparto una crítica  que escribimos con el compañero Jorge, a propósito de haber visto "La educación prohibida"...película que nos abrió muchas cuestiones que quisimos sintetizar y empezar a repensar.

Por: 
Virginia Pescarmona y Jorge Lo Cascio, docentes de CABA (Corriente Nacional 9 de abril) 

“La educación prohibida” nos llamó la atención. La vimos y surgió el debate. Es que lo que definen como el “tedio” del aula lo vivimos cotidianamente. Somos docentes. Vamos a la escuela todos los días y compartimos, como contabiliza la película, decenas de miles de horas con los/as estudiantes en las escuelas.
Nos encontramos con una crítica dura, no a la escuela en general, si no a la  pública en particular y que ya fue replicada por millones en el mundo de habla hispana. Por eso queremos presentar esta primera opinión.
La premisa es que la escuela “es aun considerada la principal forma de acceso a la educación” pero que “la escuela no acompaña las necesidades del Siglo XXI” y que en su estructura no considera la naturaleza del aprendizaje, la libertad de elección o la importancia que tienen los vínculos en el desarrollo individual y colectivo. Por eso hay que dar un debate abierto y amplio. Hay claras alusiones al concepto de “educación bancaria” de Paulo Freire que acompañan las imágenes que son buenas y un discurso con ciertas alabanzas a formas “no convencionales” de educación, casualmente o no, todas privadas, ONG, o cooperativas.
El film arranca con el rol que ocupa la escuela y la educación en la sociedad, cuál es su origen histórico, problematiza el surgimiento de la institución educativa tal cual la conocemos y lo desnaturaliza, afirma que es producto de la sociedad capitalista.
Desarrollando diferentes experiencias pedagógicas se abordan tópicos en diferentes capítulos: la libertad, la igualdad, la familia, el entorno educativo, entre otros y cómo los mismos influyen en el proceso educativo de los alumnos. Se juntaron 90 entrevistas, la descripción de 45 experiencias educativas “no convencionales” y 704 coproductores para presentar esta idea de “educación prohibida”.
Moviliza, cuestiona, genera polémica. Se puede decir que en un primer momento genera voluntad de cambio, ganas de ir mañana mismo a la escuela y empezar por decirle a viva voz a los/as pibes/as que son libres, que ellos tendrían que decidir qué aprender y cómo, que no tienen que respetar ninguna regla que no hayamos debatido entre todos, que las autoridades no van más y que así encaramos un camino de libertad. Pero al otro día de verla, como a esos docentes que caricaturiza (en demasía nos quejamos) casi sin querer se nos aparece la maldita y compleja realidad. Nos pesa ir a la escuela y a los pibes también, no le encuentran sentido y por más buena voluntad que le pongamos, hay de los/as que van sin comer, sin dormir bien, sin los materiales, que faltaron el día anterior para laburar o cuidar hermanos, o tantas cosas más.
La película presenta una profunda crítica pedagógica, pero nos quedamos con la sensación que, por un lado hay ciertas licencias para el desarrollo de esas “escuelas libres” en iniciativas privadas: “…si la mitad de la población de un país quisiera otro tipo de educación está en su derecho…” (textual) y que desde ya que falta tomar en cuenta las posibilidades concretas, las que hace falta satisfacer, las más elementales para una educación de otro carácter en esta sociedad.
Cada docente se pregunta todos los días cómo hacer para educar, enseñar, de manera diferente dentro del capitalismo, dentro de estas relaciones sociales de producción, que excluyen a millones. Discusión que hay que hacer sin ninguna visión unilateral y absolutizadora ya que, en general se olvida que la superestructura está determinada por la lucha de clases y el carácter de ese estado educador puede cambiar por los movimientos de la lucha de clases, o, incluso, por las mismas contradicciones que se desarrollan al interior de la clase dominante. Pero también es unilateral al no ver los aspectos “positivos” de la propia educación, el aporte al desarrollo de niños y jóvenes y la transmisión de los conocimientos alcanzados por la humanidad en cada momento histórico
Gastón Pauls arranca por leer la Tesis XI, interesante. Pero cabe preguntarse si no habría que considerar el conjunto de las Tesis, la relación entre las condiciones materiales y las ideas y las ideas y determinada sociedad y  las posibilidades de cambio.


Queda flotando: ¿Cómo podemos aspirar a alcanzar la igualdad mediante la educación en un sistema que es desigual estructuralmente, que promueve la desigualdad como forma de sostenerse y reproducirse, y sobre la que se basa la ganancia de un puñado de hombres (dueños de los medios de producción, capitalistas) que explota a la gran mayoría del pueblo trabajador?
Diríamos que sin transformar las relaciones sociales de producción (material e ideológica) no va a cambiar la educación, porque finalmente (como afirma la película al inicio) la escuela reproduce la sociedad existente, y desde sus cimientos y origen se propone contener las aspiraciones de esa mayoría que no tiene más que su propia fuerza de trabajo para subsistir. Pero queremos otra sociedad para otra escuela y queremos otra escuela hacia la conquista de otra sociedad…
Por lo tanto el film “peca” de impotencia, porque no plantea la posibilidad de que algo cambie de mano de los que hoy somos parte del propio sistema educativo. ¿Nada por hacer para cambiar realmente la educación? Pareciera que sólo quedan utopías para “afortunados” que puedan aspirar  a "escuelas libres".
Desde ya que entendemos el rol social de la escuela que reproduce las relaciones  existentes, que moldea las conciencias de los futuros trabajadores, que los "sociabiliza". Por ello queremos cambiar de verdad el mundo, expropiando a los expropiadores y rompiendo las cadenas del capital luchando incansablemente por terminar con las formas verticalistas, desiguales y con contenidos fragmentados. Lo que queremos es substraer a la escuela de toda influencia por parte del gobierno (Estado) y de la Iglesia. Como dijera Marx en la nunca caduca “Crítica al programa de Ghota”: “Eso de "educación popular a cargo del Estado" es absolutamente inadmisible. ¡Una cosa es determinar, por medio de una ley general, los recursos de las escuelas públicas, las condiciones de capacidad del personal docente, las materias de enseñanza, y(…) velar por el cumplimiento de estas prescripciones legales mediante inspectores del Estado, y otra cosa completamente distinta es nombrar al Estado educador del pueblo. Definitivamente queremos que el Estado quite sus garras ideológicas de las escuelas.
Contra la idea que sugiere la película en boca de muchos “expertos” y casi ningún docente, nosotros/as defendemos la escuela pública como una conquista de la lucha obrera y popular, contra los ataques de los capitalistas, los recortes presupuestarios, la injerencia de la Iglesia (con escuelas privadas que reciben enormes subsidios estatales) o las empresas (en los planes de estudio que formen mano de obra barata) y las reformas de los planes de estudio sin participación de la docencia ni de estudiantes.
El movimiento estudiantil y la docencia no sólo somos sujetos (pasivos) de aprendizaje y enseñanza, somos sujetos políticos. Somos parte de la posibilidad de transformar la educación pública, que tiene que estar ligada a la lucha de clases. De ahí el otro punto de divergencia con la “política alternativista” que sugiere la película. No se puede negar lo interesante y particulares ricas experiencias educativas de las cuales sacar conclusiones y ejemplos, pero por qué no pelear para que esas experiencias no se pierdan en un mar de voluntades individuales o parciales y sean parte del acervo de la lucha de los/as trabajadores/as de la educación y el movimiento estudiantil para no sólo defender la educación pública si no ir por su transformación de la mano de una lucha por transformar al conjunto de la sociedad. Por qué no incluir la experiencia del movimiento estudiantil chileno y ni qué hablar de la experiencia del Liceo A90 bajo control de sus estudiantes y docentes, o hasta del movimiento de la Reforma Universitaria de 1918 o del movimiento estudiantil que configura ese ideario de unidad obrero estudiantil allá por Córdoba del ´69, sólo un año después del Mayo del ´68, entre tantas experiencias.
La película abunda en experiencias ONG y escuelas “libres” de todo tipo y siempre la escuela pública aparece caricaturizada exageradamente.
No la defendemos tal cual es. La criticamos cotidianamente y ponemos (a veces por demás) el cuerpo en post de su transformación. Pero no opinamos que la salida sea individual o sectorial. En la pelea por la educación pública y por otra educación queremos impulsar la organización y movilización de los docentes, estudiantes, padres y el conjunto de la clase trabajadora contra el conjunto de la política educativa, y contra la descentralización y el desfinanciamiento, luchamos por un sistema educativo público, único, científico, gratuito y laico, bajo el gobierno docentes, estudiantes, no docentes, padres y con la participación de las organizaciones de los trabajadores y sectores populares. La conquista de una mejor calidad educativa, de mayor inserción, más acceso y participación es solo una parte de la tarea de conquistar una educación al servicio de la clase obrera. Se trata de arrancarle la educación a los opresores, lo que significa hacerse de los más avanzados conocimientos tecnológicos, científicos, las máximas expresiones artísticas, no desde la lógica del individualismo burgués, sino como producción realmente social. Porque la propia existencia de una educación básica y general tiene una intención reproductora por parte de los opresores, pero contradictoriamente posibilita la formación intelectual de creadores de “ideología y conocimiento contrahegemónico”.
Peleamos por una educación íntegramente al servicio de los intereses de la clase obrera y los sectores populares. Entendemos que podrá darse en los marcos de una sociedad gobernada por la clase trabajadora y donde los medios de producción estén en manos de quienes son los creadores de la riqueza social (que incluye todas las formas de la cultura: el arte, la ciencia, la técnica, etc: la clase trabajadora. Desde ahí podrán darse LAS BASES para avanzar hacia una sociedad de igualdad de oportunidades. Queremos pensar la educación más allá de las paredes de la escuela, de educarse en la vida y para la vida (pero con la aspiración de una vida distinta....)

9 comentarios:

  1. Hoy por fin pude ver sin interrupciones la peli "La educación prohibida". La verdad, tenía muchas expectativas con este documental, pero conforme avanzaba la peli fui distanciándome de los planteos que se presentaban. La peli muestra muchas experiencias de formas de educar no convencionales, sin pretender tomar partido por alguno de estos modelos. Quizá ya conozcan la frase que dice que "no tomar
    partido es estar del lado del opresor", o algo así. Bueno, eso es lo que pasa con esta peli, por más que su pretensión oficial sea sólo "fomentar el diálogo, la reflexión y la participación al interior de la sociedad.". Es inocente pensar que de tantas experiencias expuestas no se desprendiera la idea de que hay métodos de eduación mejores que otros, y en este aspecto la peli bastardea mucho a la educación pública y pone en una cúspide a la educación privada que es capaz de brindar "educación integral", bilingue, en un grupos orientados, más participativos, etc. La película en un momento se vuelve muy sentimentaloide recurriendo a golpes bajos como mostrar a un docente o a un alumno llorando, hablando de cambiar la educación o de educar con amor. El amor es necesario en la enseñanza, pero esta peli no contempla en ningún momento cómo es enseñar en las villas, en el oeste, en los barrios, donde los pibes tienen que lidiar con el trato nada amoroso de la policía, mafias, etc y donde en sus hogares no son "bien cuidados". Ese término, "bien cuidado", que utiliza la peli sólo va con chicxs de clase media y alta. Qué respuesta le damos a los demás? La película se queda corta, pretendiendo hacer un puente con la realidad, deja afuera a la gran mayoría de las situaciones reales que se dan en las escuelas públicas a lo largo y ancho de nuestro país y el continente. PENSEMOS EN LOS CHICOS QUE NO ESTÁN "BIEN CUIDADOS". LA EDUCACIÓN ESTÁ PROHIBIDA EN PRIMERA INSTANCIA PARA ELLOS. PENSEMOS EN UNA SOLUCIÓN CONCRETA. UN ACTO DE AMOR NO ES LLORAR NI SER SENTIMENTAL, UN ACTO DE AMOR ES DARLE UN PLATO DE COMIDA A LOS PIBES. Pero la cuestión no queda ahí, LA RESPUESTA DE FONDO PARA QUE NO EXISTA MÁS LA EDUCACIÓN PROHIBIDA ES QUE HAYA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES REAL, ES QUE YA NO HAYA UNA CLASE PRIVILEGIADA Y OTRA MARGINADA, ES QUE HAYA SOCIALISMO. Por mientras, seguiremos en las aulas de la escuela pública, transformando desde allí pero tambien movilizándonos dando la lucha por una educación laica, gratuita, pública y de calidad, junto a padres y estudiantes. Pelear por una mejor educación es al mismo tiempo tomar la lucha por una mejor vida. Luchemos por una escuela al servicio de la clase obrera.

    ResponderEliminar
  2. La película es un muy buen trabajo. A mi criterio personal, y es la primera vez que comento en este grupo al respecto, es que la crítica es válida. Creo que todos podemos estar de acuerdo con eso.

    Donde empieza a fallar es en las conclusiones propuestas, que como bien notaron, también noto que tienen una clara componente new age.

    Todo esto empieza alrededor de los 40 minutos. Nociones como el innatismo, "dejar ser", la no intervención con cuestiones que, no sólo son ideológicas sino que además no tienen asidero, sumadas además a la exagerada utilización de la palabra "amor" como la solución a todo.

    Estas fueron mis "notitas" mientras iba viendo la película - Pensé en verla nuevamente para anotar con mayor precisión pero dadas las circunstancias no lo volví a hacer:

    ------------------------------------------------------------------------------
    pros:
    respeto.
    corrección de errores conjunta.
    Edades vs áreas de interés.
    No comparación competitiva.

    contras:
    conductismo culpable de todo.
    no intervención.
    "amor"
    natural = bueno. (Falacia naturalista)
    No parece haber criterio de convergencia (errores)

    Frases blabletas de Steiner.
    Promoción de la Logosofía.
    ------------------------------------------------------------------------------

    En fin, por suerte German Doin dejó afuera toda la cuestión de Matias De Stefano en forma directa de la película, haciendo que sea una interesante crítica, pero al estar empapado de esa ideología, las conclusiones, de una forma sutil, apuntan a ello.

    En fin, no puedo extraer ninguna propuesta concreta e implementable de la película.

    Por otra parte parece confirmar la cuestión "índigo" al tratarse casi exclusivamente la cuestión desde el enfoque de los "niños". No se trata en ningún momento como aprenderían cuestiones específicas, como la sociedad dejaría de influir en el comportamiento de los niños por fuera de las escuelas y qué se hace al respecto, que pasaría en ambientes universitarios, etc.

    Le encuentro mucho mas valor a propuestas como las de Salman Khan con Khan Academy (http://www.khanacademy.org/) o a críticas como las de Alvin Toffler.

    http://www.youtube.com/watch?v=ZlAnkExQabY

    Como conclusión final, buena crítica inicial, todos sabemos que el sistema educativo tiene falencias de todo tipo, pero conclusiones con poco sustento y de dudosa procedencia. Ha sido lo suficiente sutil como para pasar sin ser detectado por la gran mayoría de la gente.

    Creo que es útil para reavivar este debate sobre la educación, pero como bien dice la peli, dista muchísimo de ofrecer alguna solución

    Esos son mis 2 centavos.

    Es decir, para que nos demos cuenta:

    http://www.youtube.com/watch?v=owe-BYwHVq4

    ResponderEliminar
  3. No comprendo por qué creen que se critica la educación pública. Se critica un modelo de enseñanza. Es una pena que los propios educadores, sobre todo en la pública que es la que puede cambiar, se tomen esta crítica-análisis como contra ellos. No sé si se teme más a la crítica o a la posibilidad de perder el empleo. Y creo que se equivocan pues se trataría de otras maneras de "acompañar" el aprendizaje que de seguro serían más satisfactorias para los docentes. Pero, ¿no se han preguntado por qué tantos docentes sufren depresiones y frustraciones. Sin duda la mayoría tienen buenas intenciones, pero el sistema acaba machacándoles y obligándoles a hacer de carceleros, a enseñar a obedecer. Seguramente no aparecen escuelas claramente privadas porque en realidad son mucho peores. Si se retrata una escuela de curas o monjas, quedaría un poco caricaturesco, exajerado y fácilmente tachable de panfletario. Después, hay muchas ideas alternativas pero no veo que eso signifique que se defiendan todas. Creo más bien que se plantea una discusión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es contra la educación pública, porque cada ridiculización caricaturezca, lo hace con una niña/niño con delantal. Porque todas las experiencias alternativistas que se muestran como ejemplos, tienen la clara huella de la escuela privada (uniformes)

      Anibal

      Eliminar
  4. La película es buenísima, no sean envidiosos. Su tema es pedagógico y no económico político, no se pueden tocar todos los temas al mismo tiempo, el que mucho abarca poco aprieta.
    Lo que dicen es absolutamente aplicable a la escuela pública, que desde luego es necesario proteger y enriquecer, por ejemplo con estas herramientas. No caricaturicen, y valoren humildemente el gran trabajo hecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  5. Anonimo: me parece que es una explicanción demasiada simplista la tuya, quedarse con "solo es una crítica pedagógica", "nos quejamos porque tenemos miedo de perder el empleo", "ser envidiosos", etc. me parece medio poco y demasiado subjetivo para analizar el tema. El sistema educativo tiene que ser pensado más allá desde el aspecto netamente pedagógico, es una institución atravesada por multiplicidad de dimensiones. Martin

    ResponderEliminar
  6. en dos horas y media, con repetitivas entrevistas, nunca surgió el aspecto económico y la democratización de la educación? en dos horas y media también creo que faltan voces. coincido bastante con la crítica a la Escuela, pero cómo no pensar que esto es un gran video similar a los de los tiempos compartidos pero en favor de cierto tipo de instituciones/negocios?

    ResponderEliminar
  7. necesito las corrientes que se definenen la pelicula porfabor :)

    ResponderEliminar